Recomendaciones alimentarias para una lactancia exitosa – PadresOk

Recomendaciones alimentarias para una lactancia exitosa

Compartir:
baby-2585912_960_720

 Si el pequeño presenta algún malestar posterior al amamantamiento se recomienda consultar al pediatra y evitar esa comida por un tiempo.

La lactancia materna es la forma de alimentación que contribuye con mayor efectividad al desarrollo físico y mental del niño, proporcionándole nutrientes en calidad y cantidad adecuadas. Pese a los beneficios que entrega al bebé, amamantar, no siempre resulta sencillo, por lo que es bueno tener en cuenta algunos consejos para no estresarse y lograr un amamantamiento pleno.

Al respecto, el doctor Germán Rodríguez, neonatólogo de Clínica Alemana, aclara las dudas más frecuentes. “Las restricciones en la alimentación están basadas en hipótesis más culturales que científicas”, asegura.

Se cree que algunos alimentos que se componen de sustancias volátiles muy fuertes que cambian el sabor de la leche. No son malos para el niño ni cambian la composición o cualidades de este alimento, pero se piensa que si se abusa de su consumo pueden modificar el gusto. Esto podría ocurrir con los espárragos, el apio, la alcachofa, el repollo, la coliflor, la cebolla, el ajo y los condimentos, entre otros.

“Afortunadamente las madres actuales están menos reticentes a aceptar las indicaciones del pediatra, quien les indicará una dieta más “libre”, asegura el neonatólogo.

Asimismo, se sabe que la cantidad de ácidos grasos de la leche refleja fielmente los consumidos por la madre. Considerando esto, se recomienda comer menos frituras y grasas de carnes rojas, y más de pescados y vegetales, porque son más sanos.

Si se sospecha que el niño presenta algún malestar posterior al amamantamiento por un alimento específico, se recomienda consultar al pediatra y evitar esa comida por un tiempo, sobre todo si hay antecedentes familiares de alergias a ese alimento en particular. Esto puede pasar, por ejemplo, con las nueces, el maní, los lácteos y el huevo, y generalmente, es por algo ingerido entre dos a seis horas antes.

Tampoco hay que abusar de la cafeína -contenida en el café, algunas bebidas gaseosas y ciertos remedios-. Más de tres o cuatro tazas al día producen intranquilidad e insomnio. Además, estos productos son diuréticos, es decir, ayudan a eliminar líquido, lo que impediría conservar hidratado el cuerpo para producir leche.

El doctor Rodríguez asegura que las molestias digestivas más frecuentes en los lactantes durante el primer y tercer mes de vida se debe en gran parte a la “aerofagia”, es decir, al hecho que el lactante traga más aire al deglutir, por mecanismos de inmadurez en la función de succión -deglución, que debido a la alimentación de la madre, y que se resuelve espontáneamente en los meses siguientes.

 

Articulo Previo

Traslado seguro de los niños: uso apropiado de las sillas

Articulo Siguiente

Primer año: grandes avances en su desarrollo

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *