Un sueño perfecto – PadresOk

Un sueño perfecto

Compartir:
babies-1736885__180

El mal dormir de un pequeño no solo afecta su desarrollo físico, mental y emocional, sino que también su entorno familiar. Si no quieres que el sueño de tu hijo se convierta en una pesadilla para ti, es importante poner en práctica ciertas recomendaciones.

Adquirir el hábito del sueño depende en gran medida de la actitud de los padres. El doctor Eduard Estivil señala en su libro “Duérmete, niño” que ellos deben transmitir a su hijo seguridad y tranquilidad al momento de acostarlo, junto con realizar un ritual, a través de conductas repetitivas. También aconseja que el pequeño tenga consigo y en la habitación ciertos elementos (manta, peluche o tuto), que le den seguridad en caso de que se despierte.

Recién nacido
Duermen un promedio de 17 horas diarias, aunque algunos pueden hacerlo por 20 horas y otros por no más de 14. Se despiertan cada 3 o 4 horas, para que los muden y los alimenten. No es aconsejable darles leche cada vez que se despierten, sino descartar primero otros motivos, como que tengan frío o calor, o que el pañal esté sucio. Así, el reloj biológico se mantendrá en orden y aunque todavía no es momento para normas, es importante ayudarlos desde pequeños a diferenciar el estado de vigilia del estado de sueño, así como también el día de la noche.
Si tu hijo no está durmiendo, sácalo de la cuna, háblale y mímalo, para que distinga entre estar despierto y dormido, y asocie la cuna con el sueño. Cuando duerma de día no oscurezcas totalmente la habitación, ya que no necesita esas condiciones para descansar. De noche, eso sí, el dormitorio debe estar oscuro.
Establece la rutina de bañarlo por la noche antes de acostarlo. Esto le permitirá relajarse y conciliar mejor el sueño. Asegúrate también que su cama no esté fría y que la temperatura del dormitorio esté entre los 20 y 23 grados. No lo acostumbres a dormir en tus brazos o en el coche, sino en su cuna. Para evitar que se duerma cuando lo alimentas, tócale suavemente la nariz o sopla su carita con cuidado.

A los tres meses
Para inculcar el hábito del sueño, lo más importante es seguir una rutina, teniendo en cuenta algunas recomendaciones:decide a qué hora el niño debe dormir y respeta ese horario todas las noches. Lo
ideal es cerca de las 20 horas. Dale un baño, ya que se relajará, divertirá y a la vez le servirá para diferenciar el día de la noche. Aliméntalo fuera de su habitación, para que distinga entre comer y dormir, no permitas que la papa sea un medio para conciliar el sueño, ya que después se acostumbrará y no querrá dormirse si no es tomando leche.
Luego, pasa un momento agradable junto a él por unos diez minutos, llévalo a su dormitorio, ponlo en la cuna y despídete hasta el día siguiente. Repite las mismas palabras cada noche y sale de la habitación
cuando él todavía esté despierto. Recuerda que es importante transmitirle confianza y seguridad. Si se despierta para alimentarse,no prendas la luz ni lo mudes si no es necesario, ya que esto dificultará el
proceso de conciliar el sueño nuevamente.

Seis meses en adelante
A partir de esta edad, el niño dormirá menos durante el día y tendrá un periodo de sueño nocturno más largo. Lo normal es que realice cuatro tomas de leche al día y duerma por 11 o 12 horas sin interrupción.
El sueño diurno debiera estar compuesto por dos siestas en el día; una después del desayuno y otra después de la toma del mediodía, ambas de 1 o 2 horas.
Entre los 6 y los 9 meses ya es capaz de mantenerse despierto -aunque esté cansado-
solo para estar más tiempo junto a sus padres. Y buscará alternativas para lograrlo. Por ello es conveniente evitar actividadesdemasiado excitantes para él antes de ir a la cama. Prefiere la lectura de un cuento o un juego tranquilo.

Enséñale a dormir

Si bien dormir es una necesidad básica y espontánea, es importante que los pequeños adquieran
ciertos hábitos que les permitan un mejor descanso, lo que incide en todos los ámbitos de su desarrollo.
Tu hijo se acostumbrará a dormir poco a poco. Verás que a los seis meses de vida será capaz de
conciliar el sueño por sí mismo y dormir entre 11 y 12 horas sin interrupción por la noche y en su cuna.

Articulo Previo

Un bebé sociable

Articulo Siguiente

Huggies Little Swimmers con nuevos diseños Disney

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *