Futura mamá: ¡En forma! – PadresOk

Futura mamá: ¡En forma!

Compartir:
08-DATOS-JUNIO-MOVIMIENTO

¿Cómo prepararse para que el embarazo y parto sea una vivencia agradable y  reconfortante?

La respuesta es un buen acondicionamiento físico, que permita al cuerpo enfrentar de mejor forma la  sobrecarga que significa el embarazo,  específicamente para la columna vertebral,  las extremidades inferiores y la  base pélvica.  La matrona Rosa María Román indica que los ejercicios preparto ayudan a conocer y controlar el cuerpo, para manejarlo correctamente durante el trabajo  de parto. Agrega que además de practicar una rutina de ejercicios, conviene aprender técnicas de respiración y relajación.  La especialista explica que “nuestra vida actual es sedentaria, con muy poca  actividad física, y el parto, que es donde  culmina el embarazo, requiere un esfuerzo  físico muy distinto a lo cotidiano,  por esto, es necesario que el cuerpo esté  en el mejor estado para enfrentarlo”.  Agrega que “al ser el parto algo propio del cuerpo, es bueno tomar consciencia de él y conocerlo mejor”.  Además de los ejercicios específicos de preparación para el parto, existen otras alternativas que ayudan a mantener el cuerpo en mejor estado físico, eso sí, siempre bajo el permiso del médico obstetra:

♦♦ Caminar. Hacerlo a buen ritmo, de 15 a 20 minutos, cuidando la rectitud de la espalda, colocando los hombros relajados y ligeramente echados hacia atrás, la cabeza en alto y mirando hacia adelante. Es recomendable respirar profundamente y llevar zapatos cómodos.

♦♦ Nadar. En piscinas temperadas o hacer hidrogimnasia, ojalá en rutinas especiales para embarazadas. Es ideal porque el agua sostiene el peso del cuerpo y permite tonificar los músculos sin esfuerzo y además de beneficioso, es muy placentero.

♦♦ Gimnasia Pilates. Consiste en el control de la respiración y del “centro del cuerpo” a través de movimientos suaves y lentos. Busca el equilibrio entre el cuerpo y la mente. En embarazadas, los ejercicios se enfocan al área pélvica y a elongación y relajación.

♦♦ Yoga. Permite el manejo de la respiración, lo que facilita el trabajo de parto. Es una buena opción para quienes deseen concentrarse y lograr una relajación profunda. Además, ayuda a mejorar la circulación de la sangre y el oxígeno que llega al bebé.

Es absolutamente posible preservar el peso corporal  y un estado nutricional  saludable, antes, durante el  embarazo y después del parto, alimentándose y nutriéndose  con comidas ricas y de óptima  calidad.  Ten en cuenta que la gestación y lactancia son procesos biofisiológicos de gran demanda energética y que se requieren  aproximadamente 80.000 calorías  en el período total de embarazo  -9 meses- a razón de 300 calorías  adicionales cada día.  Si comenzaste el embarazo con un peso normal, lo recomendable es que subas entre 9 y 12 kilos.  En el caso de una mujer con bajo o sobrepeso, el obstetra indicará el tipo de alimentación y el aumento de kilos sugeridos,  pero en cualquier caso, más que  la cantidad es necesario mejorar  la calidad de la alimentación.

Articulo Previo

Inducción del parto

Articulo Siguiente

Embarazo: cómo afecta tu piel

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *