Después del parto: Consejos para estar bien – PadresOk
Después del parto: Consejos para estar bien
Compartir:

La primera semana después del parto es crítica en varios aspectos. Por un lado la recuperación física de la madre, por otro, el acoplamiento del binomio madre-hijo en la lactancia y finalmente las labores de cuidado general del recién nacido. Por cierto que existen diferencias entre aquellas madres que han tenido un parto vaginal y aquellas puérperas de una cesárea, requiriendo estas últimas un reposo más estricto y prolongado.

En términos generales, durante la primera semana la madre debe hacer reposo en su casa, sólo debe participar de su cuidado personal y de los cuidados de su recién nacido, evitando al máximo los quehaceres domésticos pesados. Debe mantener los analgésicos indicados por su equipo tratante, en las dosis y horarios correspondientes. La alimentación debe excluir alimentos que la distiendan, ya que puede producir cólicos en los recién nacidos y dolor abdominal en la madre.

El mecanismo de la infección postparto es ascendente, es decir, las bacterias suben desde el canal vaginal hacia el útero, por lo tanto, el aseo genital frecuente, a intervalos de 4 a 6 horas con agua corriente, es vital para prevenir estas infecciones. No es necesario el uso de antisépticos, ya que estos solo seleccionan los gérmenes y los hacen resistente a los antibióticos. Por esta misma razón, e independiente que la paciente tenga o no episiotomía, se debe recomendar abstinencia sexual por al menos 30 días.

La lactancia es quizás el desafío mayor que pueden tener las madres. Procurar un espacio tranquilo y cómodo es clave para favorecer el amamantamiento. Consejos generales para facilitar la bajada de la leche, son entregados generalmente por los equipos de puericultura de clínicas y hospitales.

El manejo de las grietas de pezón, el adecuado acoplamiento y las dudas inevitables de esta etapa pueden ser resueltas en la Clínica de Lactancia UC, que permite aclarar las dudas por profesionales especialistas en el tema.

Asimismo, es muy importante el apoyo que se debe generar en la pareja, el compartir funciones y dividir el trabajo -especialmente nocturno- permitirá que la madre tenga horas de reposo suficiente para descansar y dormir. La presencia de un padre comprometido entrega la contención necesaria para que el “blue puerperal” sea menos intenso. Madres omnipresentes y muy auto exigentes, se exponen a un mayor riesgo de una depresión postparto.

Las horas de reposo y de sueño permiten además que el edema de extremidades inferiores, que aumenta en los primeros días posteriores al parto, pueda resolverse paulatinamente de manera que al final de la primera semana ya esté casi resuelto.

En resumen, la primera semana requiere que la madre tenga apoyo en las labores hogareñas, además de seguir las indicaciones médicas de analgesia e higiene personal. Todo esto para favorecer un ambiente adecuado para estimular la lactancia y facilitar el acoplamiento del binomio madre-hijo.

   

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *