Educación, juego y creatividad – PadresOk
Educación, juego y creatividad
Compartir:

La educación está en crisis. Vivimos como país un profundo cuestionamiento del sistema educativo, que abarca incluso la educación preescolar. Los niños chilenos están siendo escolarizados cada vez a más temprana edad, con largas jornadas en que a menudo almuerzan en el colegio. Es decir, pasan más tiempo en la escuela -y a una edad menor- que lo que sucedía una generación atrás. Los padres están viviendo los procesos de admisión a los colegios particulares con una alta carga de estrés; cómo no, si tienen la sensación que a los 3 años se juega el futuro educativo de sus hijos e hijas.
En una conversación con una educadora de un jardín infantil, ella señalaba que el Nivel Medio Mayor, el último año de jardín, era más que nada una preparación para los exámenes de admisión al colegio. Esa aseveración me hizo pensar, ¿dónde tienen espacios para jugar de manera libre los niños, de tener espacios de juego que no sean dirigidos por el adulto sino que ellos puedan decidirlos y liderarlos según sus intereses?
Hoy en día muchos educadores observan no sólo la desaparición del juego libre en los currículos de las escuelas y jardines infantiles, sino que también la creciente dificultad de los niños para iniciar este tipo de juego cuando se les da la oportunidad. Están acostumbrados a que los adultos organicen sus actividades, y que los motiven a hacerlas. Cómo no pensar en la frase “estoy aburrido”, tras la cual inmediatamente los padres empiezan a sugerir diversas actividades para evitarlo, siendo que el aburrimiento es el motor de la creatividad…
Por otra parte, el uso masivo de la tecnología hace que cada vez a más temprana edad los niños pasen un buen porcentaje de su día frente a una pantalla, que los provee de experiencias de estimulación pasivas en las cuales ellos son meros receptores y no agentes activos. Además, las imágenes que ven tienen un ritmo más rápido, con muchas imágenes por minutos, lo que produce niños saturados de estímulos que luego se aburren e impacientan con el ritmo más lento de la vida real.
Urge pensar en cómo este tipo de experiencias modela a los más pequeños. Cómo ciertas habilidades se hipertrofian y otras no se desarrollan. Urge volver a lo simple. Dejar que ellos exploren y aprehendan el mundo a través de sus sentidos.
Uno de los principales fundamentos de la educadora María Montessori era “sigue al niño”. Sostenía que ellos tienen un deseo innato por aprender y, si seguimos su dirección, disfrutan del proceso de aprendizaje, retienen más información y continúan buscando incluso más conocimiento.
Otorgar espacios de juego libre y seguir a niños y niñas en su juego no sólo ayuda a desarrollar su intelecto. También fomenta sus habilidades de liderazgo y el sentido de competencia. Si dejamos que los niños estén a cargo y se hagan responsables de su juego nos sorprenderá a dónde los puede llevar su creatividad.

   

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *