La inclusión de los discapacitados: una tarea inconclusa – PadresOk
La inclusión de los discapacitados: una tarea inconclusa
Compartir:

Más del 10 % de la población chilena vive con algún tipo y grado de discapacidad, o de capacidad diferente, y un sin número de personas, familias comunidades, Iglesias, organizaciones y servicios del Estado hacen grandes esfuerzos con muy pocos recursos. La necesidad de campañas solidarias, de llamados al aporte económico de la comunidad –como es el caso de la Teletón y de tantas otras iniciativas más pequeñas- siguen siendo muy necesarias para sostener las actividades de rehabilitación apoyo psicosocial e inclusión de las personas con discapacidad, el rol del Estado ha sido crecientemente mayor partiendo por las nuevas leyes de inclusión en educación, por la transformación de un ‘Fondo’ en un Servicio como es el caso del Servicio Nacional para la Discapacidad (SENADIS), y por los recursos destinados desde diversas reparticiones públicas en particular desde Fonasa y desde los fondos de desarrollo regional para esta tarea. Sin lugar a dudas hemos avanzado pero también debemos reconocer que nos falta un largo camino por recorrer.
Una de las áreas más complejas es cuando se juntan ‘discapacidades o retos múltiples’ especialmente en el caso de las personas sordo ciegas y que además enfrentan discapacidad cognitiva, física o adversidades psicológicas, por supuesto allí el camino se hace cuesta arriba y los esfuerzos deben ser mayores para la familia, la comunidad inmediata y la sociedad en general. La gran Hellen Keller, sordo ciega desde los 19 meses de vida producto de una enfermedad, luchadora incansable por la dignidad y el trato igualitario de la sociedad hacia las personas discapacitadas, señalaba al respecto de su experiencia que “las cosas más bellas y mejores del mundo, no pueden verse ni tocarse pero se sienten en el corazón”, e insistía que “lo que mueve al mundo no son los potentes brazos de los héroes, sino la suma de los pequeños empujones de cada trabajador honrado”.
La familia tiene un rol fundamental en esta tarea, ya que es quien dota a estas personas de una sana autoestima para enfrentar las adversidades –más sociales que físicas- de la propia discapacidad y a formar una autoimagen equilibrada. Además, entrega el soporte afectivo y espiritual para enfrentar las duras barreras puestas por la cultura cargadas de prejuicios y sentimientos nefastos de lástima, y acompaña en los momentos más críticos de la vida de estas personas al verse frente a las absurdas limitaciones impuestas por la comunidad que exacerban la discriminación y/o el ‘asistencialismo’, obligan arbitrariamente a una senda de desarrollo y manipulan sus sentimientos llevándolos en muchos casos hasta la culpa.
El trabajo por la inclusión es arduo y requiere de muchos y muchas, no solo del entorno familiar sino también de aquel escolar y posteriormente laboral. Hay cada vez una mayor cantidad de centros dispuestos a efectuar esta tarea, la Teletón ha dado un fuerte empujón a ello sin embargo hay también decenas de programas e iniciativas ciudadanas menores que buscan hacer un aporte en esta línea acompañando a las familias y a sus hijos e hijas discapacitados en este caminar. Uno de éstos es el Centro para el deficitario Visual CIDEVI que realiza una labor encomiable con ciegos y sordo ciegos, los invitamos a conocerlo en www.civedi.cl para que las vidas de ustedes también se vuelquen al servicio de otros y otras que poseyendo grandes riquezas han tenido menos oportunidades. Así también las pobrezas nuestras serán transformadas por el enriquecimiento de la diversidad de otros.