El cuidado de la piel durante el embarazo – PadresOk

El cuidado de la piel durante el embarazo

Compartir:
pregnant-453197__340

¿Su piel está sufriendo cambios? No se preocupe, ya que es normal que experimente algunas variaciones durante el embarazo, debido a los cambios hormonales. Tal vez se torne más grasa o más seca, quizás aparezcan estrías o manchas. Usted no puede detener la acción de las hormonas, pero sí puede atenuar los cambios tomando ciertos cuidados y adaptándose a nuevas rutinas de belleza.

Algunas afortunadas mujeres resultan muy favorecidas y su piel se torna más tersa y libre de granitos, pero otras deben poner más cuidado en su limpieza, humectación y maquillaje. En este artículo encontrará datos, trucos y todo lo que necesita saber para mantener la belleza de su piel en el embarazo.

Cutis graso:

Para combatirlo, debe cuidar más la limpieza. Después de retirar el maquillaje e impurezas del día con un gel o espuma no aceitosa, tonifique su piel con una loción astringente.

En cuanto al maquillaje, se recomienda una base de agua (libre de aceites) y polvo translucido que elimina el brillo del cutis.

Cutis reseco:

Rara vez ocurre que el cutis se reseque durante el embarazo, pero si es su caso, debe humectar su piel por la mañana, antes de aplicar el maquillaje, y en la noche, después de retirarlo con una loción o leche de limpieza hidratante. Evite usar jabón en el rostro, ya que resta humedad a la piel, al igual que el agua, si permanece mucho rato en el baño.

Maquillaje: Utilice base aceitosa o polvo compacto humectante. Si usa sombra de ojos, prefiera colores suaves, ya que los brillantes acentúan las líneas alrededor de los ojos.

Manchas en la piel:

Cuidado con el sol. Las hormonas hacen que ciertas áreas de su piel se vuelvan más oscuras de lo normal y los rayos ultravioleta no hacen más que aumentar esta pigmentación.

Las pecas, los lunares y las areolas de los pechos son las áreas que más se oscurecen, pero la pigmentación también puede aparecer en forma de manchas café claro sobre el rostro, llamadas “cloasmas”. Estas usualmente se esfuman unos meses después del parto, pero para evitar que se hagan demasiado notorias, aplique siempre antes de salir una pantalla o crema protectora de factor 30 como mínimo. También utilice productos cosméticos libres de alcohol.

Para disimular las manchas del rostro:
Aplique una finísima capa de base, luego cubra la mancha con corrector de ojeras y termine de aplicar base en todo el rostro. De un toque final con polvo translúcido.

Las temidas estrías:

Una vez que aparecen, nada logra revertirlas, así que es mejor prevenir las estrías desde el mismo momento en que comienza el embarazo.

Estas aparecen porque al estirarse los tejidos, se rompen las proteínas de las células que los componen, dejando en un comienzo marcas en forma de líneas prominentes y rojizas, las que posterior al parto, quedan un poco más pálidas y sutiles.

Los pechos, el abdomen y las caderas, son las áreas más sensibles, ya que son las que más crecen en las embarazadas. Si su aumento de peso es gradual, su piel puede estirarse sin dañarse, por eso cuidar la alimentación es crucial a la hora de prevenir estrías.

Pero eso no basta. También es necesario ayudar a la elasticidad de la piel hidratando diariamente su cuerpo con una loción humectante, que debe aplicarse con un masaje circular durante cinco minutos, en la mañana y en la noche. Además, utilice jabones hidratantes o neutros (a base de glicerina), que evitan el resecamiento extra de la piel.

Mejillas rojas:

Todos los vasos sanguíneos, en especial los del rostro, se tornan sensibles durante el embarazo y se dilatan y rompen fácilmente con el calor. Por eso, pueden aparecer pequeñas marcas rojas en las mejillas de las embarazadas, que parecen diminutas arañas, por eso reciben el nombre de “nervus arácnidos”. Lo bueno es que desaparecen gradualmente después del parto. De todos modos, evite el vapor y las duchas muy calientes.

Erupciones:

Durante el embarazo, su metabolismo se acelera, lo que la hace transpirar más. Ello, sumado al aumento de peso, puede hacer que broten erupciones en los pliegues de la piel, especialmente en la ingle, debajo de los pechos. Si aparecen, no se alarme. Se pueden evitar aseando esas zonas más veces al día y manteniéndolas secas. También es importante que use ropa interior de algodón y que controle su peso.

Uñas:

Sus uñas también sufren cambios. Probablemente crecen más rápido, pero el costo es que se vuelven más frágiles y quebradizas. Manténgalas siempre cortas y tenga la precaución de usar guantes para realizar las labores domésticas.

Fuente: “Concepción, embarazo y parto”, doctora Miriam Stoppard, Ediciones Javier Vergara / tupediatra.com

Articulo Previo

Anticoncepción post parto

Articulo Siguiente

El examen mamario

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *