En el cambio de temporada: evita lesiones por arañas y ácaros – PadresOk

En el cambio de temporada: evita lesiones por arañas y ácaros

Compartir:
pain-1015575_960_720

En temporada primavera-verano, es cuando más personas infectadas por ácaros o arañas podemos encontrar. Esta situación podría causar consecuencias negativas para la piel, por el clima de estos meses, la humedad y alta temperatura. Existen dos tipos de arácnidos que nos pueden afectar:

Las arañas típicas de esta época y las más peligrosas, son la de rincón o también conocida como Loxosceles y la del trigo o Latrodectus. Es importante estar atento y preocuparse de la higiene personal y de la casa, ya que las mordeduras pueden producir complicaciones renales y hematológicas, como por ejemplo anemia.

La araña de rincón provoca una mordedura que puede tener una evolución muy compleja y, en casos más extremos, ser mortal.

Los síntomas permiten identificar qué araña provocó qué tipo de mordedura. Esta se ve como una placa pálida con vetas moradas denominada “placa livedoide”, que se extiende por el resto de la zona y se ve como dos puntos en un extremo de la lesión y no en el centro, que es lo que primero se mira. Con los días, evoluciona a una placa color negro por la necrosis del tejido y una escara que se elimina después de varios días dejando una cicatriz notoria.

Al respecto, el Dr. Félix Fich, dermatólogo de Red Salud UC enfatiza. “No debe confundirse con una simple picadura de insecto que en general es roja y con la picada en el centro de la lesión”.

Lo principal es que ante una mordedura de esta clase debe acercarse rápidamente a un centro de salud y consultar ante la más mínima duda con un especialista. Estas lesiones se tratan con analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos -sulfonas-, antihistamínicos e intervenciones específicas según el caso. “Lo más importante es vigilar al paciente, comprobar que orina normalmente, controlar sus exámenes de sangre para ver si hay anemia. Cuando se consolida la placa necrótica, puede retirarse quirúrgicamente”, señala el especialista.

Los ácaros, en tanto, son parásitos microscópicos que habitan en las plantas, animales, polvo y el ser humano. Al igual que las arañas, éstos causan problemas a la piel dependiendo de su naturaleza. La sarna es producida por un ácaro que se contagia de persona a persona, o bien en sábanas o muebles. Produce intenso prurito especialmente nocturno con aparición de lesiones en diversas zonas del cuerpo. En este caso se recomienda estar atento todo el grupo que vive en la misma casa. La sarna es contagiosa, infecciosa y sus complicaciones bacterianas también pueden transmitirse.

Existen otros ácaros como los Dermatofagoides que producen alergias respiratorias. Se localizan en el polvo de la habitación y en la harina. Tienden a producir congestión nasal, conjuntival, incluso desencadenar crisis de asma. El Demodex es un ácaro que vive en la piel de la cara, específicamente en el sebo y es parte de la flora normal de cada persona, pero puede reproducirse en exceso y provocar lesiones inflamatorias en el rostro que en general agrava una rosácea.

El Dr. Fich recomienda tener especial cuidado con la higiene en la casa, cuando se aloja en otros lugares preocuparse de cambiar las sábanas y observar al núcleo familiar ante cualquier infección en la piel.

 

Articulo Previo

Siempre activa en el embarazo

Articulo Siguiente

¿Qué debemos hacer para prevenir el estrés de fin de año?

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *