Una buena protección contra el sol – PadresOk

Una buena protección contra el sol

Compartir:
blue-69762__340

No basta con aplicarse protector solar, es indispensable hacerlo de la manera correcta para que tenga el efecto esperado.

Con el comienzo del verano y las altas temperaturas, empieza también la mayor exposición al sol y se hacen evidentes las señales visibles del daño que se produce en la piel. Esto pasa porque este órgano no está preparado para recibir tanta radiación solar, por eso es fundamental protegerla.

La Dra. Pilar Bofill, dermatóloga de Clínica Universidad de los Andes, es enfática en señalar que “no existe el bronceado seguro o sano, ya que es un mecanismo que tiene la piel para adaptarse al daño ambiental. Además, una exposición al sol sin protector solar puede implicar ciertos riesgos como quemaduras, envejecimiento cutáneo prematuro y cáncer”.

Una de las herramientas más importantes para protegerse del sol es el uso de fotoprotector, pero no solo basta con usarlos, hay que aplicarlos bien: “La gente suele utilizar menos de la mitad de lo que deben, por lo que nunca tienen la protección que pensaban que tenían. Además, la protección se va perdiendo a lo largo de las horas. Por eso, hay que reaplicarlo”, asegura la Dra. Bofill.

Cómo usar bien un fotoprotector:
• Preferir protector solar 30 o más (SPF 30+).
• Que sea de amplio espectro, es decir, que proteja contra rayos UVA y UVB.
• Aplicarlo 20 minutos antes de exponerse al sol, en piel seca.
• En un adulto de tamaño promedio, aplicar 30 a 35 ml cada vez en todo el cuerpo, lo que equivale a unas 9 cucharaditas de té.
• En niños menores de seis meses de edad, no se recomienda su uso, por lo que no hay que exponerlos al sol.
• Reaplicarlo cada dos horas. Si se mete al agua o transpira, volver a aplicar inmediatamente.
• Fijarse en que no quedan partes descubiertas, como el cuello, orejas, antepié o pliegues.
• Respetar la fecha de vencimiento.
• Si el fotoprotector tiene más de un año abierto, hay que desecharlo.
• Utilizarlo todo el año, porque la radiación solar también se da en invierno.

Además, no hay que olvidar el uso de manga larga, sombrero y anteojos de sol con protección UV. Asimismo, evitar la exposición solar entre las 11:00 y las 16:30 hrs, que es cuando hay mayor radiación ultravioleta, y mantenerse a la sombra la mayor cantidad de tiempo posible.

Articulo Previo

Papá y mamá, ¿cómo recuperar energías este verano?

Articulo Siguiente

Vacaciones: cómo conseguir olvidarse del fantasma del trabajo

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *