Mi hijo todavía se hace pipí en la cama ¿qué hago? – PadresOk

Mi hijo todavía se hace pipí en la cama ¿qué hago?

Compartir:
sleeping-1311784__340

Hay varios tratamientos no farmacológicos que pueden fomentar a mejorar o corregir hábitos. 

Si su hijo tiene más de cinco años de edad y se hace pipí mientras duerme podría tratarse de Enuresis, una condición que afecta entre un 10 y 15% de los niños de cinco años y a un 5% a niños mayores de 10 años.

El Dr. Pedro Zambrano, pediatra y nefrólogo de Clínica Universidad de los Andes, señala que “la enuresis tiene múltiples factores entre los cuales se encuentran inmadurez del sistema nervioso central, factores genéticos, obesidad, déficit atencional con hiperactividad y otros trastornos del comportamiento”. 

La enuresis puede mejorar espontáneamente hasta en un 15% por año hasta la adolescencia, es fundamental que el  paciente su familia sean constantes con el tratamiento y sigan las indicaciones médicas.

“Actualmente existen  medidas no farmacológicos que  incluyen varias intervenciones que están orientadas a fomentar, mejorar o corregir hábitos como: horarios para orinar, postura al miccionar, el manejo del estreñimiento, evitar levantar al niño por las noches y no poner pañales para dormir”, indica el especialista.  Otras medidas son, modificar la dieta evitando la administración de líquidos al acostarse y evitar estimulantes del sistema nervioso, además  disminuir la ingesta de proteínas en la  comida nocturna.

Sin embargo, la herramienta más efectiva de uso no farmacológico es utilizar una alarma que avise cuando el niño moja la ropa interior o la cama. Es fácil de manejar y tiene alta tasa de respuesta. La recomendación es utilizarla hasta que el niño logre 14 noches consecutivas sin mojar la cama.

Si ninguna de estas medidas tiene resultados satisfactorios, se puede comenzar con un tratamiento farmacológico.

Es importante consultar con un especialista cuando:

– El niño tiene más de 5 años y aún se orina en la cama cuando duerme sobre todo si está alterando el estado emocional del niño y/o la familia.
– Si se acompaña de estreñimiento.
– Si luego de 6 meses de control de esfínteres el niño nuevamente empieza a mojar la cama.
– Si existe antecedentes de infección urinaria.
– Si el niño orina muchas veces y en pequeñas cantidades.
– Si hay dolor o ardor al orinar o si la  orina  tiene mal olor.
– Si además de mojar la cama por las noches el niño refiere mucha sed, hambre o pérdida de peso.

Articulo Previo

Un enfriamiento puede generar problemas de salud

Articulo Siguiente

Pataletas: explosión de emociones incomprendidas

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *