¡Cuidado con la infección urinaria en los niños! – PadresOk

¡Cuidado con la infección urinaria en los niños!

Compartir:
sad-217252_960_720

Si no se diagnostica y trata a tiempo, puede derivar en complicaciones renales.

Cuando un niño tiene fiebre, dolor o ardor al ir al baño, o mayor necesidad de orinar, puede deberse a una infección urinaria, una de las enfermedades más comunes en menores, sobre todo en las niñas. De hecho, según la Academia Americana de Pediatría, el 3% de ellas y el 1% de los niños presentará esta patología, al menos, una vez antes de los once años.

El Dr. Pedro Zambrano, pediatra de Clínica Universidad de los Andes, explica que “en pacientes pediátricos, existen factores que los pueden predisponer, como malformaciones de las vías urinarias, alteraciones neurológicas que impiden un buen vaciamiento vesical, pacientes retencionistas que no orinan frecuentemente y mala técnica de higiene”.

Asimismo, se da más en mujeres, porque tienen la uretra más corta y su apertura está más cerca del ano y la vagina, lugares que están permanentemente colonizados por bacterias.

Si bien la orina no tiene bacterias, estos gérmenes pueden llegar a ella por dos vías: desde la piel que rodea los genitales y el recto, o por la sangre. La infección puede afectar la vejiga, la uretra o los riñones.

En los niños, los principales síntomas son:

–          Fiebre
–          Vómitos y falta de apetito
–          Dolor o ardor al orinar
–          Presencia de sangre en la orina
–          Orina con mal olor o más oscura
–          Dolor en la pelvis o en la zona lumbar
–          Necesidad de ir más al baño o de hacerlo de manera urgente

La importancia de tratarla a tiempo

Las infecciones urinarias se diagnostican con un urocultivo, examen que revela la presencia de bacterias. En algunos casos, para descartar que la infección haya avanzado a los riñones, se puede realizar estudios con imágenes como la cintigrafía renal o ecografía renal con doppler.

Es muy importante obtener un diagnóstico y tratamiento precoz para prevenir secuelas a largo plazo. Hay que estar atentos a los síntomas en lactantes, ya que son inespecíficos y ellos no pueden avisar si presentan alguna molestia al orinar.

Habitualmente, el tratamiento consiste en la administración de antibióticos, ya sea por vía venosa o en pastillas.

El Dr. Zambrano da algunos consejos para evitar las infecciones urinarias:

–          Tener una buena higiene, enseñando a las niñitas que el aseo genital va de adelante hacia atrás
–          Lograr un buen hábito miccional, es decir, que los niños deben vaciar frecuentemente la vejiga (cada 3 o 4 horas), ya que así eliminan, a través de la orina, los microorganismos que pueden haber ascendido a la vejiga
–          Evitar baños prolongados en agua estancada o con jabones o sustancias que puedan irritar el área genital
–          Cambiarse la ropa mojada inmediatamente
–          Evitar la humedad de la zona
–          Usar ropa interior de algodón

Articulo Previo

6 señales que tu hijo está pasando por el “Crecimiento Acelerado”

Articulo Siguiente

Prevención de accidentes de niños de 1 a 4 años

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *