Rinitis del embarazo – PadresOk

Rinitis del embarazo

Compartir:
allergy-18656_960_720

La rinitis del embarazo es uno de los malestares más comunes asociados con el embarazo al igual que las náuseas matinales y los dolores de cabeza.

Este malestar surge cuando las fosas nasales se irritan y se inflaman durante el embarazo. Como consecuencia de ello se genera congestión nasal, estornudos y mucosidad. “Esta condición es muy similar a la rinitis alérgica, excepto que no es causada por alérgenos medioambientales. La rinitis del embarazo puede llegar a durar por al menos seis semanas y puede surgir espontáneamente en cualquier etapa del embarazo”, explica el Dr. Arturo Soldati, ginecólogo de Clínica Universidad de los Andes.

Se piensa que la Rinitis del Embarazo está causada por los cambios en los niveles hormonales propios de la gestación, aunque su causa exacta no se ha determinado fehacientemente. “Durante el embarazo, la placenta produce grandes cantidades de estrógeno. Se ha comprobado que el estrógeno exacerba la producción de moco y puede llegar a provocar que el moco se vuelva muy espeso o muy delgado. Por otro lado, el estrógeno también parece ser el causante de que los cornetes nasales (pequeñas estructuras óseas que sostienen a la mucosa) se inflamen, lo cual podría dificultar una adecuada respiración”, indica el Dr. Soldati.

Los síntomas de la rinitis del embarazo varían dependiendo de la persona que la padezca, pero normalmente incluyen:

– Tos constante
– Estornudos
– Picazón nasal
– Congestión

El especialista señala que “la rinitis del embarazo no representa peligro alguno para la guagua, no obstante, puede afectar la calidad del sueño de la paciente, infecciones en los oídos o sinusitis”.

Para aliviar los síntomas existen algunas alternativas como irrigación nasal con soluciones salinas, antihistamínicos y descongestivos orales, sin embargo, la principal recomendación es que consulte a su ginecólogo antes de consumir cualquier tipo de medicamento durante el embarazo.

Los síntomas de la rinitis del embarazo usualmente desaparecen por si mismos dos semanas posteriores al parto.

Fuente: www.clinicauandes.cl

Articulo Previo

Descubre cómo la alergia primaveral afecta a tus oídos

Articulo Siguiente

Crecen los donantes de óvulos

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *