Mi hijo tiene fiebre: ¿cuándo debemos preocuparnos? – PadresOk

Mi hijo tiene fiebre: ¿cuándo debemos preocuparnos?

Compartir:
niño con fiebre

La fiebre es uno de los motivos más recurrentes en las consultas médicas y si bien es un signo de alerta, no toda alza en la temperatura de los niños es para preocuparse de sobremanera. Revisa esta nota donde te explicaremos cómo actúa y cuándo consultar al pediatra.  

Una de las causas de mayor preocupación en los padres es la fiebre, sin embargo, no siempre es motivo de consulta al médico, ya que es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que tiene como finalidad protegernos de las infecciones causadas por microorganismos. La causa más frecuente de la fiebre son las infecciones, ya sea por virus o bacterias, pero también puede producirse en otras circunstancias, mucho menos frecuentes en pediatría.

“La fiebre es un signo de alerta, por lo tanto siempre debe llamar la atención, sobre todo cuando es alta, persistente o reaparece rápidamente. Así como también, cuando no tiene un origen claro y/o cuando el niño está muy decaído y existe compromiso de su condición general, a pesar de haberle bajado la temperatura”, explica el pediatra Mauricio Jarufe.

La recomendación es no llevar a los niños al médico en cuanto tengan fiebre, ya que la gran mayoría de las veces la temperatura es por causas poco importantes y muchas veces cede en uno o dos días. Sin embargo, el Dr. Jarufe enfatiza que si el menor presenta un cuadro que pudiera ser una infección respiratoria, con fiebre que se prolongue por tres días, la consulta al pediatra debe ser inmediata.

La temperatura humana normal varía entre los 36° y 37° grados, por lo que se habla de fiebre cuando la persona tiene una temperatura mayor a 37°. En la actualidad hay variadas formas de medirla, siendo la más segura la que se realiza con un termómetro en la axila. Y si bien no existe una definición absoluta para fiebre alta, el médico Mauricio Jarufe señala que en general se habla de fiebre alta cuando esta alcanza o supera los 39°.

Asimismo, el pediatra indica que “si no hay otros problemas agregados, la fiebre se trata solamente para aminorar las molestias del enfermo, por lo tanto la recomendación es bajar la fiebre solamente cuando esté causando malestar”. Una forma de bajar la temperatura en casa y de forma natural es “desabrigar al paciente e idealmente en darle un baño de tina tibio en un ambiente temperado. Más allá de esto, lo que debe hacerse es usar medicamentos, siempre entendiendo que se cumple la condición de que sea conveniente bajar la temperatura”, indica el Dr. Jarufe.

Así entonces, entendiendo que la fiebre es un mecanismo de defensa y que es algo positivo para el organismo, sólo debemos intentar bajarla cuando produzca molestias importantes en el niño o niña. Ahora, si cumpliendo tres días la fiebre persiste y ésta sea igual o mayor a 39°, de pronta reaparición y difícil manejo, sumando a un decaimiento general, somnolencia y falta de apetito y/o cuando el cuadro es acompañado por signos (en aumento) de tos, dificultad para respirar y aparente dolor, la consulta al médico debe ser inmediata.

 

Articulo Previo

Juego de ingenio y destreza visual para tus hijos

Articulo Siguiente

Segundo semestre, una oportunidad para motivar a los escolares

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *