Los bebés aprenden jugando… – PadresOk

Los bebés aprenden jugando…

Compartir:
babe-2972220__340

Por Silvana Di Monte.

Es reconocido que la capacidad de aprendizaje de los seres humanos es ilimitada, para lograrlo es necesario estimular el cerebro desde el nacimiento.

La primera necesidad de un recién nacido es el vínculo afectivo con la madre y las personas que lo rodean. Los primeros días de vida las personas que lo acompañan tienen la responsabilidad de satisfacer sus necesidades; alimentarlo, mudarlo, respetar sus tiempos para comer, dormir o estar despierto. Todo esto requiere de un entorno, tranquilo y armonioso. Desde el nacimiento el niño es capaz de escuchar, oler, distinguir movimientos, la luz y las sombras, reconocer a la madre, por lo tanto en la medida que se sienta protegido y amado su desarrollo será más armonioso.

Una manera para estimular a los bebés y a los niños es el juego. Éste al principio se hace para entretener al niño, sin embargo es importante que el juego siempre tenga un propósito. Un sonajero estimulará la capacidad auditiva, una canción entonada por la madre estimulará además de la parte auditiva, la afectiva emocional. Desde los primeros días el masaje es una forma  lúdica de acercamiento entre la madre y el hijo o hija, a medida que crece se pueden incorporar más elementos de juego a esta actividad como aplaudir, hacer la bicicleta con las piernas, mover los brazos, etc.  Jugar es algo natural y está presente en la vida cotidiana del niño, es utilizado en las salas cunas, en los jardines infantiles y en los colegios como un gran aliado para el desarrollo cognitivo y para el aprendizaje.

Los niños desde pequeños tienen la capacidad de aprender todo lo que se les enseña, eso dependerá cómo se les entrega este aprendizaje. No olvide que el aprendizaje tiene que ser acompañado por el afecto; jugar con su hijo o hija debe ser un momento de alegría y relajo. Para el niño son momentos divertidos y estimulantes e importantes para el desarrollo de sus habilidades: el pensamiento, la memoria, el lenguaje, el pensamiento lógico, el movimiento, la coordinación, la madurez social y emocional.

Cuando adquiera un juguete en el comercio lea las recomendaciones, la edad a la que está dirigido y el área cognitiva que desarrolla. Trate de hacer una selección variada, que sean de fácil manipulación y útiles para su desarrollo. No se olviden de los libros, deben tener dibujos grandes y llamativos, leerles cuentos estimulará la creatividad y la imaginación.

Martie Pieterse, autora del libro Jugar y Aprender, dice “El juego es un instrumento natural que tu hijo utiliza para explorar y descubrir -y con el tiempo dominar – el mundo que le rodea”.

Articulo Previo

Los recién nacidos prematuros

Articulo Siguiente

¿Cómo cuidar a los bebés de las altas temperaturas?

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *