Orejas aladas y ginecomastia: principales operaciones para evitar bullying escolar – PadresOk

Orejas aladas y ginecomastia: principales operaciones para evitar bullying escolar

Compartir:
Otoplastía niños

Según el doctor Roberto Prado, muchos de los casos de otoplastía pasan a ser cirugías reparatorias más que estéticas, circunstancia que debiera ser reconocida por el sistema de salud.

El bullying escolar es un fenómeno que se instaló en todos los colegios, y si bien cada año aumentan los planes de prevención y educación, es cada vez más frecuente ver en las consultas de cirujanos plásticos a padres solicitando una intervención que ayude a corregir las “orejas aladas” de sus hijos o preguntando por una ginecomastia, con la finalidad de mejorar su autoestima.

Según la Sociedad Norteamericana de Cirugía Estética (ASAPS), la otoplastía ocupó el sexto lugar dentro de las cirugías más realizadas por hombres en el 2016, pero en niños esta cirugía ocupa el primer lugar y en nuestro país ha ido en aumento en los últimos años.

Según explica el Doctor Roberto Prado, cirujano plástico de Centro Médico El Golf y miembro de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, “el fenómeno del bullying, tan masificado en los últimos años entre los escolares -y magnificado por las Redes Sociales ante las cuales acceden cada vez a más temprana edad-, ha hecho que las otoplastías hayan aumentado entre los menores y que la ginecomastia haya aumentado en adolescentes.

Tener “orejas aladas” afecta de manera especial a los más pequeños, quienes son identificados con múltiples sobrenombres, llegando a extremos donde son operados durante los períodos de vacaciones, muchas veces tras cambiarse de colegio, para llegar con orejas “normales” a un ambiente nuevo y así evitar estar en ambientes perjudiciales que pueden menoscabar su integridad.

Algo similar ocurre con la ginecomastia (aumento del volumen mamario en los hombres), que en nuestro país afecta a cerca de un 35% de los adolescentes (en mayor o menor grado), quienes se ven sometidos a una serie de consecuencias que tienen directa relación con una disminución en su calidad de vida.

Bajo este prisma del ciberbullying, el doctor Roberto Prado estima que es indispensable orientar a los niños respecto a valores tan esenciales como la tolerancia y el respeto, para así erradicar definitivamente el bullying, pero mientras eso no ocurra cree que es necesario que las isapres e instituciones de salud, vean algunos de estos casos, especialmente de otoplastia, como procedimientos reconstructivos y no estéticos.

Efectivamente, el objetivo de una otoplastía es devolver “a la normalidad” una alteración del desarrollo y no pretende mejorar o embellecer al niño, que puede ser operado desde los 6 años para corregir sus orejas y así evitar someterlos al estrés de ser molestados por sus pares, quienes pueden llegar a ser bastante crueles con quienes lucen diferencias físicas.

Articulo Previo

Desde la sala cuna: el inicio de la educación inclusiva

Articulo Siguiente

Vuelta a clases: ¿Se puede reducir la ansiedad?

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *