Obesidad infantil: la buena alimentación parte por casa – PadresOk

Obesidad infantil: la buena alimentación parte por casa

Compartir:
happy-1196986__340

Chocolates, dulces y helados son algunos de los recursos usados por los padres para premiar buenas conductas o frenar pataletas de sus hijos, pero este vínculo con las golosinas puede redundar en un aumento de peso en el largo plazo.

Cerca del 25% de los niños menores de 6 años padecen de obesidad y un tercio se trata de obesidad severa, según los datos del Mapa Nutricional Junaeb 2017. Aunque en muchas ocasiones se atribuyen factores genéticos, en la mayoría de los casos se debe a que alguien de su familia, ya sea los padres o quien está encargado de preparar las comidas, también está lidiando con kilos de más.

La alimentación de los niños en edad escolar es fundamental, ya que “es una etapa en la que existe un alto requerimiento de calcio y otros nutrientes para el correcto crecimiento y desarrollo. Además, al estar muchas horas en la escuela, hacen muchas comidas fuera del hogar”, explica la nutricionista del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna Chile, Asunción Escribano.

En la actualidad, muchos padres dejan que sus hijos decidan qué quieren comer, pero su elección se basa en el sabor de las comidas, que por lo general son las más procesadas, no las que son más convenientes para su salud.

“Los niños no están capacitados para decidir qué es más saludable comer y es tarea de los adultos enseñarles que no todas las comidas tienen que ser siempre las más ricas”, asegura el psicólogo clínico experto en nutrición y director del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna Chile, Franco Melchior.

Otro factor que influye en el sobrepeso, es utilizar la comida para regular estados emocionales, como ofrecerles golosinas a los niños como mecanismo “quitapenas” o como forma de “celebración”, lo que redunda en que creen un vínculo que eventualmente facilitará el aumento de peso.

Por eso, Melchior recomienda que los adultos encuentren formas de recompensar a sus hijos que no estén relacionadas con la comida, sino en actividades que los niños disfruten, como salir de paseo.

La nutricionista aclara que los niños pueden consumir tortas, chocolates o pizzas, pero “deben comprender que son alimentos que se consumen ocasionalmente, en eventos o situaciones especiales, como un cumpleaños, y no todos los días”.

Lo importante, recalca Escribano, es “modificar malos hábitos alimentarios y reforzar aquellos positivos, eligiendo ingredientes con mayor calidad nutricional y menor densidad calórica, que entregarán la energía necesaria para las actividades cognitivas y físicas de los niños”.

Las frutas, los lácteos y los frutos secos son los que mejor cumplen con estos requisitos, ya que las frutas son fuente principal de vitaminas A y C, así como de fibra y de minerales como el potasio y el magnesio, en tanto que las leches, yogures y frutos secos ofrecen proteínas y calcio.

Algunas alternativas saludables de colación que sugiere la nutricionista son:

  • Yogurt descremado
  • Caja (200ml) de leche descremada
  • Barra de cereal
  • Fruta fresca o enlatada, ensalada de frutas.
  • Puñado de mix de frutos secos y semillas
  • Sándwich de jamón magro con tomate y queso
  • Galletas de cereales integrales, (un paquete pequeño)
  • Una porción de copos de cereales
  • Jamón magro y queso en cuadraditos
  • Jalea light

Se pueden combinar dos opciones y siempre llevar líquido para acompañar, agua, jugo o bebidas sin azúcar.

Articulo Previo

¿Cuáles son las principales consultas al ginecólogo según edad?

Articulo Siguiente

La avena: un alimento con variados beneficios

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *