7mo mes: gran movimiento – PadresOk

7mo mes: gran movimiento

Compartir:
006

Ya parece un recién nacido. Tronco, extremidades y cabeza están ahora completamente desarrollados y en proporción armónica. Sólo le resta crecer y seguir acumulando grasa para que, una vez fuera del refugio materno, pueda controlar por sí solo su temperatura.

El embarazo ya entra en su último trimestre y todas las actividades que realiza el feto son una especie de preparación para el mundo exterior. Durante los últimos meses ha estado ejercitando su respiración, aspirando líquido amniótico en lugar de aire, hasta desarrollar un ritmo adecuado y constante. También ensaya la succión, tragando parte del líquido que luego secreta en forma de orina.

Los grandes avances en este mes se producen en el sistema nervioso y en el cerebro. Por eso el bebé ahora puede realizar movimientos más complejos.

Algunos especialistas sostienen que el niño desarrolla su inteligencia dentro del útero y que es capaz de aprender y recordar si se lo estimula mediante el tacto y el sonido. Sin embargo, aún no se ha comprobado esta teoría, y los detractores piensan que las respuestas ante la estimulación son sólo reflejos. En todo caso, el estimularlo no le causa ningún daño; por el contrario, estrecha los lazos afectivos.

En la semana treinta pesa aproximadamente un kilo y medio, y mide veintiocho centímetros desde las nalgas hasta la cabeza. Ahora tiene menos espacio para moverse y protestará con una patada o una sacudida de brazos, si su madre adopta una posición que lo incomode.

En tanto, sus ojos empiezan a entrenarse para enfocar la visión. Casi todos los niños que nacen en este mes crecen de manera normal con la ayuda de una incubadora.

La madre

Los pechos de la embarazada comienzan a secretar una sustancia acuosa llamada calostro, que puede empezar a salir en pequeña cantidad por los pezones y que será el primer alimento que recibirá el recién nacido.

El volumen del cuerpo de la embarazada comenzará a provocarle dificultades para dormir y desplazarse. El centro de gravedad cambia y la espalda tiende a inclinarse hacia atrás, causando algunos dolores en la zona lumbar.

Fuente: Doctor Hernán Muñoz, jefe de la Unidad Académica del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile

Articulo Previo

¿Cuál es el límite de edad para tratamientos de reproducción asistida?

Articulo Siguiente

Un embarazo exitoso con embriones congelados

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *