Su mascota…¡Es su gran amiga! – PadresOk

Su mascota…¡Es su gran amiga!

Compartir:
girl-1561943_960_720

La responsabilidad y el sentido de preocupación son algunas de las capacidades que los niños desarrollan cuando tienen una mascota en casa. Por eso los especialistas recomiendan regalarles una y darles la posibilidad de crecer junto a ella.

El perrito perfecto

Dentro de las razas más aconsejables para los niños están los bóxers, golden retrievers, labrador retrievers y dálmatas.

Es importante, además, es que la mascota sea adquirida desde cachorro, para que comience a crecer junto al pequeño.Convivir con una mascota desde edades tempranas puede ser una buena escuela para los más pequeños. El contacto físico con ella, además de colaborar en el desarrollo de su personalidad, les ayudará a entrenar habilidades sociales y a abrirse a experiencias táctiles, aportándoles seguridad en sí mismo y en las relaciones con su entorno. Relacionarse con otro ser vivo también le permite asimilar las reglas de la comunicación no verbal y a desarrollar la capacidad de intuición. “Y si de momento es el único niño de la casa y con el tiempo llega un hermanito, los celos que pueda sufrir se verán mermados ante la posibilidad de contar con un miembro más en la familia”, señala Denisse Paul, médico veterinaria y asistente técnico de Royal Canin Chile.

Un buen amo

Dentro de los beneficios de tener una mascota, uno de los más destacados es que aporta al desarrollo sicológico y de la personalidad del niño. “A través de los padres, el menor aprenderá a no molestarlo mientras come o duerme, a limpiar la caja o el plato de la comida y a tratarlo con delicadeza. Esto desarrolla su sentido de la responsabilidad y lo ayuda a comprender las necesidades de los demás”, explica. Según indica, aprenden a considerar las necesidades de alguien aparte de sí mismos. Esto desarrolla empatía, compasión y disciplina; cualidades que deben ser alabadas constantemente por sus padres, para reforzar sus buenas acciones. Tener una mascota ayuda a los niños a desarrollar una mejor autoestima, ya que a través de ella el pequeño da y recibe cariño, se siente capaz de cuidarla y cuenta con un amigo incondicional, que lo consolará cuando esté triste y que estará dispuesto a divertirlo y a hacerle compañía, sin juzgarlo.

Estímulo para crecer

La interacción entre animales de compañía y niños favorece el desarrollo cognitivo, socio-emocional y físico de los más pequeños, y la convivencia con mascotas hace que su sistema inmunológico sea más fuerte. “Los niños que tienen mascotas en casa presentan menos probabilidades de desarrollar alergias”, indica. Asimismo, quienes conviven con animales desarrollan más fácilmente relaciones sociales, especialmente en el caso que el animal sea un perro. De igual manera, en estos hogares, la mascota es un estímulo a la hora de pasear y un motivo de distracción y juego. Los animales más recomendados para pequeñitos de dos años en adelante son los perros. Según la profesional de Royal Canin, ellos brindan compañía y alegría, enseñan el valor de la bondad, la responsabilidad y el respeto a la vida. “Entregan un amor incondicional y por eso los niños los aman”. La lealtad de un perro puede ser invalorable para un niño que intenta adaptarse a un mundo inestable y junto con eso facilitan la interacción social; un elemento clave en el crecimiento y desarrollo de niños tímidos, sensibles e introvertidos. Asimismo, en los extrovertidos e inquietos actúan canalizando sus energías.

Los niños pueden desarrollar distintas habilidades al tener una mascota: se vuelven más responsables y entienden la importancia de cuidar y dar cariño a los seres vivos.

Articulo Previo

Otro hijo… ¿Cuánto esperar para el segundo?

Articulo Siguiente

Responsables desde pequeños

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *