Vive tu embarazo con energía – PadresOk

Vive tu embarazo con energía

Compartir:
pregnant-1561750__340

Despierta y activa

Desde el mismo momento en que una mujer sabe que está embarazada, siente más sueño que de costumbre. Y esa sensación de cansancio puede durar todo el primer trimestre. Los médicos lo atribuyen a la acción de la hormona colecistocineína, que busca en el descanso una manera para que el organismo ahorre energía y ella se canalice en el desarrollo del bebé. Para contrarrestar la sensación de cansancio, los especialistas recomiendan aumentar las horas de sueño durante la noche, es decir, tratar de ir a la cama 1 o 2 horas antes que lo acostumbrado, de manera de estar más descansada por la mañana. Aun así, 3 o 4 horas después de haber despertado -en plena mañanael sueño puede atraparte nuevamente. ¿Cómo combatirlo?

➤➤Ten a mano un cítrico, de preferencia naranja o mandarina. Sus vitaminas, concentradas principalmente en el grupo C, revitalizan el organismo y su aroma estimula los sentidos, apaciguando el sueño de manera natural.

➤➤Una pequeña taza de café, no demasiado cargada, también puede ser de ayuda, pero recuerda que puedes consumir un máximo de dos diarias. A diferencia de lo que muchas personas creen, la cafeína activa el organismo más eficazmente a medio día que a primera hora de la mañana, cuando ya llevas algunas horas despierta.

Rutinas como el ejercicio físico, la alimentación saludable y liviana, el descanso en cantidad adecuada y las actividades que aporten bienestar, son imprescindibles para disfrutar de un buen embarazo, con energía y vitalidad… desde el primer mes y hasta las últimas semanas.

Descanso reparador

Pasados los tres meses de embarazo e iniciado ya el segundo trimestre, el sueño disminuye y se concentra principalmente durante la noche. Probablemente, 8 horas bastarán para que te sientas completamente descansada. De acuerdo a la opinión de los expertos, del cuarto al sexto mes es posible realizar gran cantidad de actividades, porque han pasado las náuseas de la primera etapa y el bebé aún no ocupa demasiado espacio en el vientre de la mamá, por lo tanto, en general te sentirás muy bien y todavía bastante liviana. Y al contrario del primer trimestre, en esta etapa del embarazo el insomnio puede afectar a muchas futuras mamás, ya que debido al crecimiento del abdomen se hace difícil encontrar una posición cómoda para dormir. Si es tu caso, sigue estas recomendaciones, porque recuerda que dormir bien es fundamental para tener energía y sentirte animada al día siguiente:

❖❖ Adelanta la última comida al menos en una hora. Así, tu estómago estará menos recargado y será más fácil dormir.

❖❖ Evita el consumo de bebidas estimulantes a partir de las siete de la tarde.

❖❖ Toma un agua de hierbas como melisa o jazmín, que tranquilizan el organismo de manera natural.

❖❖ La mejor postura es de costado izquierdo, con una pierna cruzada sobre la otra con una almohada entre ellas. Esta posición te permitirá dormir más profundamente y por más tiempo

¡A moverse!

La práctica de algún deporte es indispensable entre quienes buscan el bienestar físico y psicológico durante los meses de embarazo. El único requisito para realizar una disciplina deportiva sin correr riesgos es no sobreexigirse y ante todo consultar al médico. ¿Por qué hace bien?

♦♦ Es una de las principales fuentes de energía durante la gestación, porque aumenta la producción de endorfinas (hormona responsable del buen ánimo).

♦♦ Genera una mayor capacidad respiratoria y de circulación sanguínea.

♦♦ Disminuye el riesgo de sobrepeso y diabetes gestacional.

♦♦ Permite adaptar el organismo a su nueva condición, para evitar posibles dolores de espalda o el resentimiento de algunas articulaciones.

Buena música

La música es un método de estimulación muy positiva para madre e hijo, porque los calma y relaja. Esto se traduce en una sensación de bienestar que se acompaña de una frecuencia cardiaca sin variaciones y una respiración materna tranquila y rítmica, que le hace bien a la futura mamá y a su hijo.

Toda actividad física de bajo impacto durante el embarazo, asegura una buena condición anímica y energiza el organismo.

Caminata. Es muy sencillo practicarla y mejora la digestión y circulación sanguínea. Cuida la rectitud de la espalda, colocando los hombros relajados y ligeramente echados hacia atrás, la cabeza en alto y mirando hacia adelante.

Aeróbica. Es un deporte completo que combina el movimiento de gran parte de la musculatura a través de saltos, danza, estiramientos y contracciones. Es una alternativa segura, mientras se practique sin saltos.

Bicicleta fija. Involucra el trabajo de piernas, brazos y espalda. Debes cuidar que la posición y altura sean adecuadas, para que no te golpees el abdomen ni provoques molestias en espalda, rodillas y caderas.

Hidrogimnasia. Al igual que la natación, puede ser practicada sin inconvenientes, prescindiendo de los saltos y ejercicios de buceo. En ambos casos corresponde asegurarse de la higiene de la piscina y que la temperatura del agua sea moderada.

Gimnasia prenatal. Permite un buen parto y una recuperación rápida. Puede realizarse desde la propia casa, siguiendo una rutina previamente controlada por tu médico, o en los centros que la imparten.

Pilates. No produce sudor ni desgaste y busca un equilibrio entre cuerpo y mente. En embarazadas se enfoca al área pélvica y al trabajo de elongación y relajación. Se recomienda comenzar a partir del tercer mes de gestación.

Yoga. Ayuda al manejo de la respiración, lo que facilita el trabajo de parto. Es una buena opción para quienes deseen lograr una relajación profunda. Además, mejora la circulación de la sangre y el oxígeno que llega al bebé.

Alimentación liviana

La fatiga es una de las sensaciones recurrentes durante los nueve meses de gestación. El cuerpo trabaja día y noche seleccionando los nutrientes que traspasará al bebé a través de la placenta -porque su metabolismo no descansa- y esa es la razón que explica que los obstetras insistan en que la embarazada se alimente varias veces al día, en pequeñas cantidades. La recomendación es clara: desayuno, colación, almuerzo, una segunda colación y la cena, en la tarde-noche, sin saltarse ninguna comida. Pero tan importante como la frecuencia es el tipo de alimentación. De preferencia, la dieta en el embarazo debe ser muy liviana, en cantidad y calidad, es decir, comer poco y evitar los alimentos pesados, como los que contienen grasas saturadas y los aliñados en exceso.

Articulo Previo

Otro hijo… ¿Cuánto esperar para el segundo?

Articulo Siguiente

¿Cómo cuidar la piel en el embarazo?

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *