Embarazo: cómo afecta tu piel – PadresOk

Embarazo: cómo afecta tu piel

Compartir:
pregnancy-1000417__340

Mientras el embarazo avanza aumentan también los cambios en la piel. Puede volverse más grasa o seca, y en muchas ocasiones aparecen estrías o manchas. Aunque la acción de las hormonas no se puede detener, sí es posible atenuar los cambios tomando ciertas precauciones y adaptándose a nuevas rutinas de belleza. El objetivo: mantener la piel saludable. Entre los factores que determinan estos cambios, el más importante es la gran variación hormonal propia del proceso de gestación, pero también juega un rol decisivo la genética. Según la doctora Mirtha Cifuentes, dermatóloga, los factores ambientales como la radiación solar también son importantes a la hora de los cambios que se producen a nivel de la piel. “Todas las personas deben tener cuidado con la exposición directa al sol, pero las embarazadas con mayor razón porque su piel está mucho más sensible y, por lo tanto, se pueden intensificar las manchas propias del embarazo”.

La doctora Cifuentes recomienda poner más cuidado en la limpieza, humectación y maquillaje. “La mujer siempre debe cuidar su piel, pero sin duda que durante este periodo la calidad del cuidado tiene que aumentar, porque está más expuesta a sufrir cambios y porque la piel está más sensible. Si bien mucha experimentan cambios en su piel, hay otro grupo importante que no los presenta, y para ellas la recomendación es seguir con su rutina habitual de belleza”.

➤➤Estrías. Debes saber que tu piel tiene dos tipos de fibras: las elásticas y las colágenas. Al crecer el abdomen, las elásticas pueden romperse dando origen a las estrías, que generalmente son rojizas durante el embarazo y más claras que el tono de piel después. Los pechos, el abdomen y las caderas son las áreas más sensibles a las estrías, ya que son las que más crecen durante el embarazo. Si el aumento de peso es gradual, la piel tiene mayores posibilidades de estirarse sin dañarse. Sin embargo, una vez que aparecen no es posible revertirlas y menos durante el embarazo, ya que no se pueden tratar con la aplicación de medicamentos locales, que están prohibidos en esta etapa y también durante la lactancia.

 ➤➤Manchas. Las pecas, los lunares, la ‘línea negra’ del embarazo -entre el ombligo y el pubis- y las areolas de los pechos son las áreas que más se oscurecen, pero la pigmentación oscura también puede aparecer en forma de manchas café claro sobre el rostro, llamadas melasma o cloasmas, como consecuencia de los cambios hormonales, pero para minimizarlas es recomendable evitar las exposiciones al sol y usar siempre, invierno y verano, cremas con filtro solar. Afortunadamente, muchas veces desaparecen progresivamente después del parto.

➤➤Granitos. Durante el embarazo el metabolismo se acelera, lo que provoca un aumento de la transpiración corporal. Ello, sumado al aumento de peso, puede hacer que broten granos en los pliegues de la piel, especialmente en la ingle o debajo de los pechos. Si aparecen, no te desesperes. Puedes evitarlos manteniendo esas zonas libres de transpiración y usando ropa interior de algodón.

 

 

Articulo Previo

Futura mamá: ¡En forma!

Articulo Siguiente

Tu embarazo de la A a la Z

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *