Buena pareja y buenos padres. Buscando el equilibrio – PadresOk

Buena pareja y buenos padres. Buscando el equilibrio

Compartir:
family-222762__340

Cuando llegan los hijos, muchas parejas se relegan a un segundo plano y se relacionan más en su rol de padres. Sin embargo, para que una familia se desarrolle en forma íntegra, es necesario asegurar la estabilidad y armonía del papá y la mamá como pareja.

Encontrar el justo equilibrio entre ser buenos padres y mantener una relación de pareja saludable no es tarea fácil. En especial cuando el trabajo y las actividades diarias consumen gran parte del tiempo y, al llegar a casa, los padres deben atender las mil una demandas de sus hijos. Al final, no queda mucho tiempo para ocuparse de la vida en pareja.

En ese contexto, no son pocos los hombres y mujeres que comienzan a descuidar su relación o a dejarla en un segundo plano, vinculándose sobre todo en el plano de su condición de papás. Incluso cuando están solos, los temas de conversación y las preocupaciones giran en torno a los hijos.

Papás, pero también esposos

Aunque se trata de una situación común, confundir los roles de padres y pareja no es sano. “Hay que recordar la pareja se conoció, se enamoró y alcanzó el máximo apogeo en su relación cuando eran dos. Al llegar un hijo, la estructura del sistema se modifica, surge la familia y es normal que la vida de pareja se postergue, pero eso debe ser a ratos –los primeros meses, quizás- no siempre o casi siempre”, recalca la sicóloga Oriana Valverde.

La sicóloga Ximena Santa Cruz tiene una opinión similar. “Al nacer los niños, la pareja debe asumir el nuevo rol de padres. Los adultos están constantemente ocupados en los cuidados de los hijos y postergan los espacios de tiempo para estar juntos como pareja”. Señala que esto trae consigo dificultades entre ambos, ya que se distancian afectivamente y se enemistan por los desacuerdos que surgen en el proceso de crianza de los hijos. Todo esto que sucede en la pareja, afecta sin embargo al grupo familiar, porque si la pareja no funciona bien, la familia tampoco logrará crecer armónicamente.

Bajo la mirada de los hijos

La pareja debe vivir su relación no solo durante sus espacios a solas, sino también frente a sus hijos, demostrándose afecto, manteniendo una buena comunicación, colaborando mutuamente y brindándose un buen trato, entre otras conductas, principalmente porque entregan a los hijos un modelo a seguir.

El sicólogo Armando Quiroz recalca que, junto con cuidar la armonía de la relación amorosa, el modo en que se relacione una pareja también es determinante para la salud sicológica de sus hijos. Por ejemplo, “que los padres se digan lo que sienten permite al niño tener seguridad en la relación con sus papás. Por consiguiente tendrá mejor autoestima y, sobre todo, estará más preparado para enfrentar sus propias experiencias”.

Por eso, para este especialista el primer gran desafío de los padres es ser una pareja integrada, que se comunica y que habla de sus sentimientos. “Solo así podrán tener una buena relación con sus hijos”, afirma.

Asimismo, el bienestar y el buen desarrollo sicológico de los pequeños exige la estabilidad en la relación de los padres. “Cuando los niños ven que sus papás se aman, se sienten bien, tranquillos. Definitivamente, conformar una pareja emocionalmente sólida le da mucha seguridad a los hijos”, señala Oriana Valverde.

¿Qué es primero: padres o pareja?

Los especialistas parecen coincidir en que no se trata de imponer un rol sobre el otro, sino más bien de tener en cuenta que se trata de dos sistemas diferentes, y que ambos deben ser cuidados. Es importante tomar conciencia de que la pareja fundó la familia y que, muchas veces, de la armonía entre ellos, dependerá su estabilidad.

Oriana Valverde estima que hay que dar prioridad y acento a la pareja, sin descuidar los deberes como padres.

¿Cómo hacerlo?

➤➤Teniendo espacios para compartir con los amigos. Esto a su vez ayuda a observarse como personas, como parejas y como padres.

➤➤Descansando del rol de padres. Por espacio de pareja se entiende el tiempo para estar juntos, dedicados el uno al otro, aun cuando el tiempo sea corto.

➤➤Reservando un tiempo a solas, dentro de la casa o fuera. En la práctica esto se traduce en acostar temprano a los niños y convertir la hora de la comida o cena solo para los dos, de manera de conversar y estar juntos.

➤➤Cultivando una buena comunicación, de lo contrario uno de los miembros de la pareja puede sentirse abandonado.

➤➤Conociendo sus necesidades como pareja. El amor de pareja hay que alimentarlo, no basta con vivirlo bajo un mismo techo. Esa es la base de un desarrollo armónico al interior de la familia.

Articulo Previo

Respuestas a… preguntas difíciles

Articulo Siguiente

Refuerzos positivos: prémialo por cada cosa pequeña que hace

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *