Controles pediátricos del primer año – PadresOk

Controles pediátricos del primer año

Compartir:
011

Las bases del crecimiento y del desarrollo del niño se establecen durante el primer año de vida, por ello es tan importante que todo el proceso sea guiado por un especialista.

Los controles del primer año se basan principalmente en el crecimiento físico, estado nutricional y desarrollo psicomotor del pequeño, además de velar por su buena integración al grupo familiar, vigilar el calendario de vacunas y fomentar la estimulación.

Una relación cercana entre los padres y el médico resulta más favorable para el progreso del niño. La familia es el mejor entorno para su desarrollo, por eso, los cambios importantes al interior de este núcleo repercutirán en él física o emocionalmente. El especialista evalúa la adaptación entre los padres y el niño, y está alerta ante posibles problemas, como por ejemplo, la depresión posparto en la madre. En este último caso, es importante que la derive con un psiquiatra o psicólogo que pueda brindarle ayuda oportuna.

Crecimiento

Entre su nacimiento y los doce meses de vida, el niño triplica su peso, aumenta en un 50 por ciento su estatura y el tamaño de su cerebro crece considerablemente. El especialista lleva la medición sistemática del diámetro del cráneo, tórax, peso y estatura. Por regla general se espera que el niño crezca 4 centímetros al mes.

El pediatra registra todos estos datos en la ficha del pequeño paciente. Algunos, además los anotan en un cuaderno que se le entrega a los padres, lo que resulta de mucha utilidad, puesto que en él también se anotan las indicaciones generales de cuidados, aseo, alimentación y qué hacer cuando se presentan algunas enfermedades frecuentes.

Exámen físico

En todos los controles el pediatra examina completamente al niño, fijándose especialmente en:

· La piel. Observa color, posible dermatitis (coceduras del pañal), brote de vacunas.

· Las mucosas

· Oídos y garganta

· Inicio de la dentición

· Ruidos pulmonares y ritmo cardíaco

· Ombligo y abdomen. Descarta presencia de masas abdominales y hernias. Es frecuente que estas últimas aparezcan en el ombligo de los recién nacidos, y en ese caso hay que determinar si son benignas o es necesario operar.

· Displasia de caderas. Es una alteración ósea, que necesita ser corregida tempranamente, para evitar complicaciones cuando los niños empiezan a caminar. Es más frecuente en las niñas, pero la observación se hace a todos por igual. El control del tercer mes es particularmente importante porque determina casi definitivamente mediante una radiografía si el bebé tiene displasia de caderas. Si por antecedentes familiares, existen sospechas de que la niña o niño pueda presentar esta alteración, el pediatra solicita una ecografía de caderas antes del tercer mes.

¿Ve bien?

Otro examen importante es el del rojo pupilar, que se hace en cada control para descartar la catarata congénita u otras enfermedades oculares. Se observan ambas pupilas a través de un oftalmoscopio, aplicando un haz de luz para determinar si el rojo pupilar está o no presente en el cristalino del ojo y en forma simétrica, ya que las variaciones pueden sugerir alguna alteración.

Alimentación

La alimentación es un punto de especial cuidado en el primer año, ya que el niño pasa de la lactancia a la introducción paulatina de papillas, cerca del sexto mes. El pediatra indica los alimentos a darle, como prepararlos y en qué horario y cantidad dárselos. Luego, dará indicaciones para que de a poco se amplíe la gama de alimentos que el niño puede recibir.

También entrega las pautas para darle formulas lácteas, cuando se necesita complementar la lactancia materna.

Vitaminas

Después de comprobar que todo esté bien, lo más probable es que recete un suplemento de vitaminas A, C y D, que se le deberán suministrar al bebé en una dosis diaria hasta los 6 meses. Ellas contribuyen al crecimiento y previenen enfermedades.

Preguntas que pueden formular los padres:

· ¿Cómo se deben acomodar sus horarios de sueño y alimentación?
· ¿Cómo acostumbrarlo a que no despierte por la noche?
· ¿Es normal que regurgite? ¿Cómo evitarlo?
· ¿Qué hacer si tiene fiebre?
· ¿Qué alimentos podremos darle cuando empieza a comer?
· ¿Cuán seguido conviene bañarlo?
· ¿Cómo calmar las molestias de la dentición?
· ¿Qué precauciones tomar al salir de paseo con el bebé?

Articulo Previo

Células Madre mejoran expectativas para niños con autismo

Articulo Siguiente

Las preguntas que las mujeres no se atreven hacer al ginecólogo

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *