Hábitos y rutinas: Niños en orden – PadresOk

Hábitos y rutinas: Niños en orden

Compartir:
06-DATOS-JUNIO-DIENTES

Los hábitos y rutinas son esenciales para que los niños puedan internalizar normas y límites. Además, les brindan estabilidad, seguridad y contención. Pero no siempre es fácil ponerlos en regla.

Para los adultos las rutinas pueden resultar aburridas, pero para los niños pequeños las reglas no solo son necesarias, sino también positivas para su desarrollo. “Ellos requieren orden y una vida predecible. Necesitan saber, por ejemplo, que a ciertas horas se come, se baña y se va a dormir. Eso les brinda estabilidad, seguridad y contención, y les permite desarrollarse en un ambiente favorecedor, que los ayuda a crecer armónicamente en relación a su edad. Además, a través de las rutinas se sientan las bases de la disciplina”, señala la sicóloga infanto-juvenil Cecilia Williamson.

Indica que algunos padres son reacios a inculcar hábitos y rutinas en sus hijos, porque creen que así ‘crecen más libres’. “Esa idea no puede estar más alejada de la realidad, ya que por el contrario, en el orden y la rutina se muestra la verdadera preocupación y afecto por el niño, que redunda en que se sienta querido y protegido, lo que le aporta seguridad y disciplina”, enfatiza.

Difícil, pero necesarias

Aunque en un principio parezca complicado, Cecilia Williamson estima que cuando los padres tienen claro su rol de educadores y formadores de sus hijos, no es difícil enseñarles a adquirir hábitos y rutinas. A su juicio, las conductas básicas como el comer o el bañarse y acostarse son las primeras rutinas que deben aprender a internalizar como parte de su vida.

Una vez adquiridos ciertos hábitos, como lavarse los dientes, guardar sus juguetes después de usarlos y acostarse a la misma hora -a juicio de esta profesional- la cantidad de instrucciones de padres se reduce considerablemente, y así la tarea se vuelve más fácil, tanto para ellos como para sus hijos, que ya no tienen que estar escuchando una y otra vez las mismas órdenes.

Rutinas agradables

Para introducir hábitos y rutinas en la vida es importante seguir ciertas pautas. La sicóloga advierte que no deben lograrse bajo amenazas, ni presiones u ofrecimientos desmedidos. “Todas estas rutinas deben ser agradables, con la compañía de alguno de sus padres y casi en forma lúdica. El comer es un placer, no solo una necesidad, y debe darse siempre en un ambiente de paz y tranquilidad, no frente a un televisor, para  que el niño se distraiga”, explica.

Lo mismo para ir a dormir. “Para que el niño aprenda a quedarse solo, el adulto puede acompañarlo un rato y contarle un cuento o cómo le fue en su trabajo. La idea no solamente es que pueda quedarse solo, sino poder disfrutar de la compañía de su padre o madre, lo que fortalece el vínculo  con ellos”, sugiere esta especialista.

Rutinas claras

• Establecer referentes externos -por ejemplo, poner la alarma del reloj a la hora que el niño debe dejar de ver televisión y ordenar sus juguetes- puede ser de mucha ayuda.

• Para asegurar que se cumplan las rutinas también es importante ser claro y explícito al momento de imponer normas. No basta con decir ‘tienes que acostarte temprano’, sino ‘tienes que  acostarte a las 8:30 de la noche’.

Articulo Previo

El arte, clave en el desarrollo intelectual de los niños

Articulo Siguiente

Dato de la semana… Imaginar y crecer

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *