ABC de la piel del bebé – PadresOk

ABC de la piel del bebé

Compartir:
baby-784607__180

Al momento de nacer, la piel de los niños está cubierta por el vérnix caseoso, sangre, meconio y restos celulares.

Generalmente, el vérnix caseoso es retirado sólo de la cabeza, cara y genitales con una toalla limpia o algodón húmedo embebido en suero estéril, ya que el resto desaparece paulatinamente con los cambios de ropa.

Protégelo del sol

Hasta el año edad. Evita cualquier exposición solar prolongada en las horas de mayor radiación, es decir, entre las 11 y las 16 horas; y privilegia las medidas de cuidado físico, entre ellas, el uso de gorro, sombrilla y poleras de manga larga.

Paseos al aire libre. En mayores de 6 meses se recomienda el uso de protectores como pantallas solares. En mayores de 1 año se pueden utiliza fotoprotectores químicos (filtros solares), sobre SPF 30, además de las medidas físicas de fotoprotección. Debe ser aplicado media hora antes de la exposición al sol y con una adecuada frecuencia de reaplicación, idealmente cada 3 horas.

Bañar al bebé

El lavado de la piel del recién nacido -que corresponde al primer baño- se recomienda 72 horas después de la caída y cicatrización del cordón umbilical. Debe efectuarse a temperaturas de 32º a 34º, idealmente sólo con agua y secado de la piel en forma suave. Su frecuencia es variable, pero se aconseja que su duración sea breve, de no más de 5 minutos.

Los productos que se usan para bañar al bebé no deben alterar los componentes de la epidermis, en especial la película grasa de la capa córnea, que cumple funciones de tipo barrera cutánea.

El uso de champú en cuero cabelludo no es esencial, pero puede utilizarse dado que provoca bajos índices de intolerancia.

Oídos y uñas

El corte de uñas debe ser semanal y cuidadoso, sin sobrepasar la placa, para evitar cortes. En cuanto a los oídos, deben limpiarse cuidadosamente con agua, sin incluir los canales auditivos. Se recomienda no usar cotonitos.

Riesgo para la piel del bebé

En la etapa de recién nacido y lactantes menores, la absorción percutánea puede producir toxicidad sistémica. Esto obliga a analizar el uso de sustancias tópicas, ya que pueden provocar toxicidad. El uso de cremas debe ser cuidadoso, pues provocan dermatitis irritativas, especialmente las que contienen perfumes, colorantes o preservantes. Los talcos no se recomiendan porque se ha descrito inhalaciones accidentales con inflamación, formación de granulomas y fibrosis pulmonar.

Cuidados del ombligo

El ombligo generalmente se seca y cae después de 5 a10 días desde el nacimiento. Se aconseja limpiarlo con soluciones no coloreadas, como alcohol o clorhexidina, y no utilizar povidona yodada, por el riesgo de toxicidad sistémica que implica para el niño.

También es importante saber que los ungüentos sobre el cordón retrasan su caída.

Telas suaves

La ropa del bebé debe ser principalmente de algodón, y ante todo debe evitarse el uso de prendas sintéticas. Es necesario cuidar de no sobreabrigar al recién nacido, lo que se puede lograr a través de una técnica sencilla: para saber cuántas capas de ropa colocar, sólo hay que sumar una capa más a la que el adulto lleva puesta.

Fuente: Extracto de artículo publicado en Revista PadresOK, febrero 2013.

Articulo Previo

Construye un vínculo seguro con tu bebé

Articulo Siguiente

El recién nacido prematuro

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *