Buen apetito: 10 consejos a la hora de comer – PadresOk

Buen apetito: 10 consejos a la hora de comer

Compartir:
019

Es bueno que los niños tengan una relación saludable con la comida desde sus primeros años. Fomentar un clima favorable a la hora de comer y crear hábitos en cuanto a horarios, tipos y cantidad de comida, son algunas claves fundamentales.

  • Fomenta un clima agradable a la hora de comer. Los hábitos de alimentación adecuados, incluyendo horarios de comida estables y el consumo restringido de entremeses, son elementos que deben respetarse, en especial en pequeños con tendencia a la inapetencia.
  • Incentiva a tu hijo con diversas estrategias: presentarle el plato de manera entretenida, mezclar los alimentos que no le gustan con los que sí le agradan y preparar la comida que rechaza de una manera diferente para intenta que los acepte. Lo que nunca debes hacer es forzarlo a comer, porque con eso sólo aumentarás su rechazo y negativa.
  • Recuerda que su estómago es pequeño y que no puede comer raciones similares a las de un adulto. Para hacer la prueba, puedes comer en proporción a lo que le sirves a tu hijo. Si él pesa 10 kilos, intenta ingerir 5 ó 6 veces más (suponiendo que pesas entre 50 y 60 kilos) y entenderás lo difícil que resulta comer cuando se está satisfecho.
  • A partir de los 12 meses la velocidad de crecimiento se desacelera y, por tanto, los niños no precisan la misma cantidad de alimento que antes, así es que no te desesperes si notas que tu hijo come menos. Progresivamente aumentará su gasto energético y con él su apetito.
  • No te desanimes si tu hijo rechaza un alimento nuevo 2 ó 3 veces. A muchos niños les cuesta aceptar sabores distintos o texturas particulares. Después de 10 intentos (en días diferentes, relativamente distanciados), es muy probable que lo tolere.
  • Permítele que ayude con las comidas. Estará más dispuesto a probarlas si ayudó a prepararlas o a servirlas. Aunque entre el primer y segundo año es difícil que colabore en su preparación, al menos puedes llevarlo a comprar las verduras y frutas, para que las conozca. Luego, en casa, cuéntale que las cocinarás para él y al servirlas en su plato, puedes recordarle que son las mismas que compraron juntos.
  • Al momento de comer evita los estímulos externos, como la televisión, juegos muy activos y otras actividades que puedan distraer al niño de su objetivo central, que es alimentarse. Proporciónele un ambiente tranquilo y agradable a la hora de comer; tu conversación animada en ese momento o una música tranquila es suficiente para que almuerce y cene a gusto.
  • Evita usar la comida como premio o castigo. Premiar sus conductas o consolarlo siempre con una golosina, puede distorsionar su visión respecto de la importancia que tiene la comida en su vida. Prefiere otro tipo de recompensas, como autoadhesivos, juegos o paseos juntos.
  • Si después de 20 minutos tu hijo no ha terminado de comer, porque no tiene ganas o no se siente bien, retíraselo sin manifestar enojo, pero no le des comidas alternativas ni le permitas ‘picotear’. Deja pasar un lapso de tiempo y si notas que tiene apetito, vuelve a ofrecerle el plato que dejó inconcluso.
  • Dale un buen ejemplo. Si como padres muestran un rechazo evidente frente a ciertas comidas, no pueden exigir a los hijos que las acepten todas de buenas ganas. Evita comentarios como “me cargan las acelgas, no puedo comerlas”; e intenta cambiarlos por “no me gusta mucho esta verdura, pero la como porque me hace bien”.
Articulo Previo

Primer año: Grandes avances en su desarrollo

Articulo Siguiente

¿Cómo duerme su bebé?

Te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *